Banners categorías

Ms Glezbet
Día a día de una mamá primeriza
Moda Infantil

12 nov. 2018

Preparativos para una fiesta Circense

La niñez siempre ha sido la etapa más creativa del ser humano y nosotros, los adultos, la sociedad en general, incluyendo las llamadas “nuevas” tecnologías, entre todos, estamos acabando con la imaginación.

Para que eso no ocurra, propongo dar a los más pequeños la oportunidad de disfrutar de los beneficios de tener una mente libre y creativa, la de ellos, la que la niñez propicia de forma innata, sin prejuicios y con ocurrencias únicas, ayudarlos a desarrollar recursos ingeniosos, donde no existan miedos. Sin límites, dejándolos que se aburran de vez en cuando, que exploren, no dándoles nosotros las respuestas sino permitiéndoles a ellos buscarla por si solos, facilitándole las herramientas, si nos la piden, pero sin dar nada por hecho.

Hoy mi objetivo ha sido diseñar un día exclusivo para los más pequeños, para que disfruten de su niñez, de la ilusión, de la magia y la creatividad, con todos los propósitos anteriores.
He pensado que transformar nuestro espacio de juego y aprendizaje en un circo podría ser una buena idea para dejar fluir la imaginación.

Las tres características principales para que una fiesta funcione son:

  1. Decoración. Ambientar cada detalle, enfocándonos en la temática elegida. Globos, photocall y mucho color, y a hacer partícipes de todo a ellos.
  2. Música. La música es primordial, tanto para ambientar, de fondo, como para hacer uso de ella con los distintos juegos. Las canciones de Los Payasos de la Tele nos acompañaron toda la jornada.
  3. Juegos. Pensé en juegos y talleres divertidos, que tuviesen coherencia con la fiesta, fueran dinámicos y con materiales novedosos, distintos a los de todos los días, aunque sin gastar más de la cuenta. Mucho reciclaje. Cosas sencillas con variantes, como un tres en raya que en lugar de ser en un tablero sentados en una mesa, fuera sobre un cartón forrado con papel de regalo, dividido con cinta de carrocero, con velcro en cada cuadrado y "pelotas" de dos colores, uno para cada equipo, u otro con vasos de usar y tirar, en el que había que meter unas pelotas saltarinas.
Dejemos que los niños pinten su propio cuento, con los colores que quieran y con el final que deseen, nosotros deberíamos ser meros espectadores capaces de brindarles un pincel si ellos nos lo piden.

No hay comentarios

Publicar un comentario

La Magia de Sonreír © 2016.
Design: Serein Atelier
Back to top