Banners categorías

Ms Glezbet
Día a día de una mamá primeriza
Moda Infantil

5 oct. 2016

Niño o niña. La elección del nombre

Desde que nos enteramos que íbamos a ser padres todas las Ecografías y citas con los médicos han sido muy emocionantes y esta no iba a ser menos. 

Llegó el día. Después de tantos presagios ajenos sobre el sexo de mi bebé, en la revisión ginecológica de la semana 13 se ha dejado ver.

Acompañados de mi padre y mis dos mejores amigas, ahí estaba. El doctor Arencibia, en medio de la prueba se rió y preguntó señalando su órgano sexual si hacía falta que nos dijese el sexo pero... no hacía falta, estaba muy claro. Un machote!

Sonrisa tonta, un nudo en la barriga, trago saliva, otro nuevo vuelco al corazón y mis ojos llenos de lágrimas. Miro de reojillo a mi novio y la sonrisa de oreja a oreja. ¡Qué felicidad! ya podemos imaginárnoslo con más exactitud y empezar a buscar nombre, pero antes buscamos una manera divertida de comunicarle a la familia que venía en camino un precioso niño. 


Ya teníamos algunos nombres mirados, muchos más de niñas que de niños la verdad, no por preferencia de sexo sino por preferencias de nombres, pero ya los de niñas quedaban descartados: Mia, Valentina, Isabella, Penny, Chloe, Aysha y Audrey entre nuestros preferidos. Nos quedaba decidir cuál era nuestra elección masculina.

Dentro de los que le gustaban al padre estaban: Thiago y Leo, y dentro de los que me gustaban a mi: Mael, Leo, Thiago y Aimar. 

Pero cuando todo se hace más real pasa una cosa curiosa, y es que tal vez los nombres que te gustaban no es que te dejen de gustar de repente, pero no los visualizas para tu pequeño y otros tantos quedan descartados. O simplemente llega el momento en que sientes que su nombre debe ser ese, el que no habías pensado, el que ni siquiera conocías.

Al final nuestra elección ha surgido como si estuviese escrita.

Mi novio y yo vimos por separado la historia de un niño que huyendo de la guerra de su país con su familia apareció ahogado en una playa de Turquía, a ambos nos impactó la noticia y nos gustó mucho el nombre del niño. A pesar de la dureza de la historia nos transmitió un mensaje de lucha en familia, una lucha por la esperanza de algo mejor.

Hablando en casa salió el tema y después de mirar lo que significaba el nombre ya no seguimos buscando. 

Nuestro bebé ya tenía nombre, Aylan, y significaba alegría, la que él iba a aportar a nuestras vidas.




No hay comentarios

Publicar un comentario

La Magia de Sonreír © 2016.
Design: Serein Atelier
Back to top