Banners categorías

Ms Glezbet
Día a día de una mamá primeriza
Moda Infantil

19 oct. 2016

Falsos mitos durante el embarazo

Este es un post que me encanta, porque me han perseguido falsos mitos desde que me quedé embarazada. 

A la gente le encanta decir tonterías, simplemente porque alguna vez se las habrán dicho a ellos antes y se han convencido a golpe de tanto escucharlas de que son ciertas.

Aún antes de decir que estaba embarazada escuché cosas tales como las siguientes: 

"Para quedarte embarazada no puedes bañarte después de practicar el sexo" o "Si quieres quedarte embarazada tienes que cruzar los pies después de hacer el amor" Pues... He de decir que yo simplemente disfruté del momento cuando surgió, y todas estas técnicas de embarazo a la carta sólo me causaban y me siguen dando risa. Por suerte me quedé embarazada a la primera, y sin tanto preparativo anti magia, así que no creo que haga falta ser tan cauto ni organizado en un momento tan especial, simplemente dejarse llevar que se supone que es un acto de amor del que queremos que se forme algo bonito, y no somos máquinas sin sentimientos. 

Me parece súper frío eso de obligarme a hacerlo a una hora, x días y en cierta postura porque así te vas a quedar antes, sobre todo en el caso de personas jóvenes sin ningún tipo de problema más que el de obsesionarse con cosas que pueden surgir de forma natural si nos dejamos llevar. 

Cuando me enteré que estaba embarazada y comencé a comunicarlo a las personas de mi entorno escuché: 

"El sexo del futuro bebé se puede saber según la barriga de la madre" fue el primer mito absurdo con el que comienzan a atosigarte, será niña porque tienes la barriga alta o niño porque la tienes baja, si es picuda niña, si es redonda niño...¡tonterías!

Si tuviese eso alguna base científica ni si quiera se podía distinguir aún cómo iba a ser mi barriga y ya había quien me decía muy confiados el sexo de mi hijo, ¡que con esta gente los ginecólogos se quedaban sin trabajo vamos!

Pero entonces, variante del mito anterior apareció el siguiente:
El sexo del futuro bebé según el cutis y la cara de la madre. Con este me pasaban cosas muy graciosas, y era que algunas piensan que si te pones más fea o se te estropea la cara con granos, manchas o sequedad, será niña, en cambio si te pones más guapa será niño. Pero aquí viene lo gracioso, “la belleza esta en los ojos de quien mira”. Nadie o casi nadie va a decirte a la cara que el embarazo te ha sentado mal y que te has convertido en un trol de las cavernas, así que utilizan la norma según les interese. Así que otro mito absurdo, porque me podía despertar algunos días con la cara maravillosa y otros días parecer un oso panda, con unas ojeras considerables, y obviamente el sexo de mi bebé no cambiaba según como tuviese la cara ese día. 

"Antojos" así como tal, también creo que es un mito con el que aprovecharse para que te mimen. Yo en mi caso no tuve antojos, al menos no de esos que te cuentan que haces ir a tu pareja de madrugada a la gasolinera o cosas así. Si me dio por comer cosas concretas como mango, en fruta, helado de mango, zumo de mango... Pero no era si no tengo mango me da ansiedad o me pongo de mal humor ni nada por el estilo, sino que cuando me lo comía lo disfrutaba mil veces más que antes de estar embarazada, se convirtió en un manjar para mí. Tal vez el cuerpo que es sabio, también nos manda señales de aquellos nutrientes que necesita y sólo tenemos que aprender a escucharlo.

Uno de los mitos o superstición que más me molestó fue el de que "Como se me había ocurrido montar la cuna antes de que naciese el niño" Según esta teoría de estas personas tan positivas, el que yo montase la cuna se podía convertir en un nuevo método abortivo. Considero que una cosa es que la gente quiera creer en este tipo de cosas y otra muy distinta que pretendan transmitir sus creencias pesimistas, primitivas y sin fundamentos, a quienes no creemos en supersticiones absurdas. Alguien me llegó a decir muy convencida que ella tuvo un aborto por montar la cuna antes de dar a luz.

Entre los médicos también hay mitos. Yo no he estudiado medicina, pero mi conclusión a esto es que algunos necesitan reciclarse.

La primera vez que me quedé embarazada mi doctora de cabecera de la seguridad social me dijo que no podía comer ciertos alimentos como jamón serrano, ni quesos curados, ni pescados crudos...así que esta vez quise consultar a mi médico privado cuáles eran los alimentos que no podía comer, el se rió y entonces yo le expliqué el por qué de la pregunta, me respondió que podía comer de todo siempre y cuando viniese de un supermercado y no de la granja de mi abuelo del pueblo, pues ya todos esos alimentos han pasado un control sanitario y están en perfectas condiciones. El único alimento prohibido por sus cantidades de mercurio fue el atún fresco.

Iba a cumplir las 40 semanas de embarazo y el peque no se había decidido a salir, así que todos empezaron a poner sus propias fechas pero nadie acertaba, entonces llegó otro mito "Nacerá cuando esté la luna llena" nada, él no quiso, nació pasadas las 40 semanas y con luna menguante.

Por suerte tuve un buen embarazo, no tuve nauseas, ni ácido, ni molestias graves, ni patologías, y cuando mi hijo nació... Recuerdo al menos tres personas que me soltaron esta: "Tuviste un embarazo con mucho ácido ¿verdad mi niña?" Mi cara un poema claro, y dices un no pequeño con vergüenza y ellas incrédulas te saltan con esta maravilla "Como el niño nació con tanto pelo". Que ilusa yo, pensando que esas cosas eran genéticas, y entonces llegan estas personas para hacerte ver que podrías ahorrarte el dinero en médicos, porque con gente como esta no necesitas ni ecografías.

¿Y a ti?¿Cuál es el mito más absurdo que te han dicho durante tu maternidad?

No hay comentarios

Publicar un comentario

La Magia de Sonreír © 2016.
Design: Serein Atelier
Back to top