Banners categorías

Ms Glezbet
Día a día de una mamá primeriza
Moda Infantil

30 sept. 2017

Conocemos juntos el archipiélago chinijo

Queríamos hacer este viaje juntos, en familia. Descubrir los tres a la vez los encantos de la más pequeña de nuestras islas, y que nunca habíamos tenido la suerte de explorar.

Amor a primera vista, como si nos trasladáramos a otra época, en la que no existen prácticamente las nuevas tecnologías.
Nada más bajarnos vemos una pequeña playa y niños corriendo, riendo, jugando felices, personas leyendo o tomando el sol, jóvenes con sus mochilas de acampada dirigiéndose al camping, y familias charlando en las terrazas del mismo muelle, las únicas dos que hay. Casi nadie con un móvil en la mano, se han olvidado que existen, no los necesitan.


DIA1:

El primer día se nos fue volando. Deshacer las maletas y colocar todo, y una vez con todo organizado, almorzamos en el apartamento y playeo en Caleta de Sebo hasta la tarde noche.


DIA2:

Queríamos ver algunas de las playas de la isla y las excursiones en bicicleta son una gran plan, siempre y cuando no vayas con un niño pequeño en ese caso la mejor opción es una excursión en jeep. Supongo que los que son padres saben a que me refiero, de cargar con una toalla y una botella de agua, pasamos a llevar mochilas con un montón de "por si..." y a eso le sumamos media caseta para el viento y una sombrilla.

Nuestro recorrido consistía en visitar a la playa de Pedro Barba, antiguo pueblo de la isla, precioso, en el residían antiguamente los habitantes de La Graciosa y ahora es únicamente vacacional, pues fue comprado por personas de un mayor nivel económico, que en su mayoría lo explotan, y otros veranean algún mes del año.

De ahí, visitamos La Lambra, con sus arcos de piedra volcánica que simulan una ventana natural preciosa, y la playa de Las Conchas, con sus aguas turquesas y arena amarilla. De Las Conchas nos fuimos con ganas de más, porque cogimos un día ventoso y fuertes corrientes, que al parecer es lo normal en esta zona de la isla. Al finalizar la excursión nos quedamos en la playa El Salao disfrutando de las últimas horas de sol, haciendo snorquel y castillos de arena con el pituso.
Al finalizar el día, y después de ir al apartamento a bañarnos y cambiarnos, cenamos en pueblo pescadito fresco, en uno de los restaurantes que hay, El Saladero, creo recordar que se llamaba.


DIA3:

Fue el día más reconfortable, ya totalmente hipnotizados por la energía de la isla, nos fuimos de "excursión" por Las Lagunetas, La Francesa, y después de algunas paradas llegamos a la playa de La Cocina, en Montaña Amarilla. Más o menos una hora de caminata desde el pueblo, y cargados con todo lo necesario para pasar un día de playa completo de manera segura y saludable, que cuando vas con un bebé no es lo mismo que cuando vamos solos. Pero valió la pena el "esfuerzo" al llegar a nuestro destino, pequeña, íntima y preciosa. 
Colocamos las cosas en una calita a la izquierda, por si subía mucho la marea no tener que salir corriendo, y bajamos a jugar con el pituso a la arena, para que el pudiese correr e ir de un lado para otro sin peligro. Sobre las 18 recogimos y nos fuimos, esta vez si nos recogió un "taxi", otro jeep, que son los que prestan el servicio de taxi, nos cobró 5€ por persona hasta el pueblo. El precio de los trayectos se acuerdan antes del viaje, ya que yendo hacia la playa otro señor nos había ofrecido por el mismo viaje 15€ en total, y el día anterior el chico con el que realizamos la excursión nos dijo 10€ si sólo era recogernos, por el viaje y no por persona.


DÍA 4:

Se acabó lo bueno, y que corto ha sido. Recogimos, volvimos a hacer las maletas y con todo listo para la vuelta fuimos a dar el último paseo por el pueblo, y a visitar el Museo Chinijo, el más pequeño del mundo antes de volver a Lanzarote.



He descubierto que en contacto con la naturaleza podemos ser nosotros mismos, simplemente libres. Nos vamos llenos de tierra y arena pero repletos de paz y tranquilidad.

4 comentarios :

  1. Menudas fotazas, el sitio parece impresionante!

    ResponderEliminar
  2. bella esa familia visitando el archipiélago chinijo. Bellos paisajes en nuestro mar atlántico que llenan de poesía los pasos aventureros de quienes se bañan de esos contrastes. Bello reportaje experiencial que habla entre risas, arenas, rocas, mar y naturaleza de luces y sombras que como vida se muestra y el corazón adorna. Bella la belleza de las palabras, los colores y las formas.

    ResponderEliminar
  3. Bella tus palabras y bella tu.
    Muchos lugares preciosos por recorrer en nuestras magníficas islas que nunca dejan de sorprendernos.

    ResponderEliminar

La Magia de Sonreír © 2016.
Design: Serein Atelier
Back to top